Seleccionar una clínica de fertilidad

No es fácil seleccionar una clínica de fertilidad, pero se pueden tener en cuenta una serie de factores para ayudar a los futuros padres a decidir cuál es la más adecuada.

Servicios disponibles

Las clínicas deberían ofrecer el mayor número de servicios posible tanto para mujeres como para hombres. El DGP (diagnóstico genético preimplantacional) y el ICSI por ejemplo son dos técnicas de reproducción asistida que deberían ofrecer las clínicas. Se debe preguntar si estas técnicas las realizan el personal de la misma clínica o por el contrario se desvían a terceros.

Tratamientos para mujeres y hombres

Las personas que recurren a una clínica de fertilidad pueden ser hombres o mujeres y es importante ofrecer servicios y comodidades para ambos sexos. Sea un paciente solo o una pareja, se debe saber exactamente si sus necesidades se verán cubiertas en la misma clínica o van a tener que intervenir terceros. Por ejemplo, una pregunta importante a realizar es saber si la clínica dispone de un banco de donantes de óvulos propio o, por el contrario, se deberá recurrir a un banco externo. Otro ejemplo es saber si la clínica lava esperma internamente o esto lo desvía a terceros.

Tratamientos alternativos

Tratamientos como la acupuntura o los masajes relajantes cada vez se utilizan más como tratamientos alternativos. Si la clínica ya trabaja con proveedores u ofrece alguno de los tratamientos alternativos es un plus a favor de la clínica.

El equipo.

Un tratamiento de fertilidad no es responsabilidad simplemente del médico; hay todo un equipo que contribuye a la calidad y éxito de la clínica. El equipo de embriólogos, enfermeras y personal de apoyo son igual de importantes para que el tratamiento sea un éxito. También se debe preguntar si el personal habla el idioma de los pacientes en el caso que el paciente venga de otro país. En general, se debe saber que el paciente estará bien atendido a todos los niveles.

Las tasas de éxito

Uno de los factores que define la calidad de la clínica es las tasas de éxito. Las clínicas deberían publicar sus tasas de éxito en su web. Se debe saber si estos porcentajes de éxito se refieren a una prueba de embarazo positivo o a un recién nacido vivo.

Además, también se debe mirar que los datos correspondan a un largo periodo de tiempo. Ser capaz de mantener los resultados del embarazo durante un tiempo más largo demuestra que la clínica tiene un buen control sobre sus sistemas.

El número de embriones transferidos también puede aumentar las tasas de éxito. No es lo mismo transferir un solo embrión que transfer dos o más. Un buen indicador de una buena clínica es que sean capaces de transferir menos embriones por paciente, pero que todavía sean capaces de mantener buenas tasas de embarazo.

Costes

Los costes de tratamientos de fertilidad pueden variar dependiendo del país donde se esté realizando el tratamiento. Pueden oscilar entre los 4500€ - 12.000€ en Europa, por ejemplo, y llegar a costar unos 20.000€ - 30.000€ en Estados Unidos.

¿Qué debo esperar durante la transferencia?

El día de la transferencia es un día muy especial, pues es el día que marcará el futuro de la gestante. La transferencia en sí tiene una duración muy corta y en total podrás estar como mucho una hora en la clínica. Deberás seguir el protocolo de la clínica, que normalmente recomienda reposo relativo durante las primeras 24 horas después de la transferencia, y esfuerzo limitado durante las 72 horas posteriores. Normalmente si has viajado desde el extranjero, podrás regresar unos cinco días después de la transferencia.

La prueba de embarazo se realizará entre 9 – 14 días después de la transferencia por vía de una analítica de sangre. Es decir, que la future madre ya estará de nuevo en su país. Si el resultado es positivo, se repite la prueba unos dos o tres días más tarde para ver la evolución del valor y, posteriormente, el primer ultrasonido se realizará entre 6 – 8 semanas después de la transferencia, donde tendrá que verse el latido del corazón.