Seleccionar una agencia de donantes de óvulos:

Los futuros padres pueden obtener, y seleccionar, donantes de óvulos de varias fuentes

Clínica de fertilidad:
Muchas clínicas de fertilidad disponen de un programa interno de donantes de óvulos. En función de las leyes de cada país, la clínica seleccionará la donante o lo podrán hacer los futuros padres.

Agencia de donantes de óvulos:
Otra opción es conseguir una donante de óvulos a través de una agencia de donantes de óvulos. En Estados Unidos, los futuros padres pueden buscar y seleccionar una donante de óvulos por su cuenta. Las agencias de donantes de óvulos son un servicio relativamente nuevo y no se requieren licencias o títulos. En este sentido, es interesante conocer:
• el historial de la agencia
• el tiempo que lleva en el negocio
• si tiene algún pleito
• si tiene referencias que puedas consultar
• número de donantes que ya han donado sus óvulos

Las posibles donantes deben ser examinadas adecuadamente a nivel psicológico, médico, personal, y genético.

Normalmente las clínicas de fertilidad determinarán si la donante de óvulos es apta o no para serlo según los estandáres de la clínica, tanto si ha sido donante previamente (en otra clínica) como si es la primera vez que dona sus óvulos.

La agencia deberá mantener un informe de la donante con todos los datos y resultados de las pruebas de la donante.

Otro punto a tener en cuenta es el contrato legal que deberá firmar la donante con los futuros padres. En el caso de que los futuros padres utilicen una agencia de donantes de óvulos, será imperativo que este contrato sea elaborado por un abogado especialista en derecho familiar. Sin embargo, si la clínica utiliza sus propias donantes y dispone de un contrato genérico, no será necesario elaborar otro contrato y los futuros padres se podrán ahorrar los gastos de abogados.

Respecto a las cuotas, también es importante saber si se debe realizar algún pago por anticipado, si solamente se paga una vez se encuentre la donante y también saber exactamente qué cubre el dinero que se va a abonar.  Normalmente, si la donante se tiene que desplazar fuera de su ciudad, también se deben cubrir los gastos logísticos y de alojamiento en caso necesario.