Maternidad subrogada

La maternidad subrogada, subrogación o vientre de alquiler es una madre alquiler, una mujer que acepta gestar y dar a luz a uno o varios hijos de los futuros padres. Los óvulos de la futura madre o de una donante de óvulos son fecundados con el esperma del futuro padre o de un donante de esperma y uno o más embriones son transferidos al vientre de la mujer que va a ser la gestante. En este sentido, normalmente la gestante no tiene un vínculo genético con el bebé que dará a luz.

La subrogación gestacional es ilegal en muchos países a nivel mundial pero son cada vez más las personas que buscan esta opción como último recurso en su deseo de ser padres. Al tener barreras legales en su país, estos futuros padres se encuentran perdidos, a veces porque deben confiar su dinero y toda su ilusión en abogados, agencias y clínicas que están fuera de su país y que posiblemente no hablen su idioma.

Estado Unidos, la India y Rusia son destinos frecuentes para los futuros padres que buscan crear una familia. El vientre de alquiler es una opción muy válida, pero se debe tener el máximo de información posible, sobre todo porque se trata de vidas humanas. Se deben seleccionar las clínicas, abogados y agencias con cautela; en resumen, los profesionales que van a intervenir en todo el proceso, para que el proceso sea lo menos complicado posible.

El perfil de los pacientes que necesitan un vientre de alquiler puede ser el de parejas que llevan años intentando ser padres y que ya han recurrido a tratamientos de fertilidad sin éxito, parejas mayores de edad que hasta ahora no habían intentado tener hijos pero que por su edad avanzada no van a poder gestar el bebé por cuenta propia, parejas homosexuales, hombres solos, mujeres solas, personas que presentan infertilidad secundaria.