La preservación de la fertilidad

La preservación de la fertilidad está indicada para mujeres que quieren ser madres, pero que todavía no están preparadas para serlo y quieren asegurarse de que su futuro hijo tendrá los mismos genes de la madre. Además, si la madre decide ser madre a una edad avanzada, los riesgos de defectos de nacimiento o abortos involuntarios son más elevados.

También se puede considerar cuando la mujer tiene que realizar tratamientos medicos a causa del cáncer. La quimioterapia y radioterapia afectan la función ovárica y testicular que ???????? atacan a las células que se dividen rápidamente en el cuerpo, incluyendo las células sanas como el esperma y las células del folículo ovárico.

La congelación de óvulos o esperma sin fecundar es la opción más popular para las mujeres y hombres que no tienen pareja actual, pero que desearán ser madres y padres en un futuro. No obstante, no garantiza que finalmente se pueda llegar a gestar un bebé en el futuro y siempre se tiene que considerar la opción de la donación de gameto.

La criopreservación de esperma: Los hombres con la esperanza de preservar su fertilidad antes de someterse a un tratamiento para el cáncer u otra enfermedad que amenace a su fertilidad pueden criopreservar o congelar su esperma.

La criopreservación de ovocitos: Algunos pacientes mujeres optan por tener óvulos maduros extraídos y fertilizados fuera del cuerpo con el esperma de su pareja o de un donante. El embrión resultante se criopreserva hasta que la mujer está preparada para una estimulación hormonal para preparar el endometrio y para el desarollo del embrión.

En pacientes que simplemente desean preservar su fertilidad para más adelante, el proceso es exactamente el mismo. Mediante un estimulación ovárica, una extracción de óvulos y su posterior fecundación ( se lo desea, si no, simplemente se congelan óvulos sin ser fecundados) utilizando la técnica estándar o la técnica ICSI (inyección intracitoplasmática).

Cuando se descongelan embriones, pierden calidad. Esto significa que más o menos el 70% de los embriones sobreviven a la descongelación. Cuantos más embriones estén congelados, más opciones tendremos de conseguir embriones viables para una transferencia al útero de la mujer. Las tasas de éxito también dependen de varios factores, pero está claro que disminuyen a medida que la edad de la mujer va avanzando.