La fecundación in vitro

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica que implica la extracción del ovocito femenino para fecundarlo fuera del organismo de la mujer con espermatozoides obtenidos previamente de la pareja masculina o de un donante de semen. Tras la fecundación, el embrión es implantado en el cuerpo de la mujer que va a gestar el embarazo.

La FIV consta de seis fases:

• La estimulación del ovario con hormonas.
• La extracción de ovocitos; en el caso de infertilidad femenina, se puede recurrir a la ovodonación o donante de óvulos.
• La inseminación de los ovocitos, que puede producirse:
   1. De forma clásica, poniendo juntos los ovocitos y los espermatozoides previamente seleccionados y tratados.
   2. Mediante inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), en el caso de que los gametos masculinos presenten problemas de movilidad.

• El cultivo in vitro del embrión: Habitualmente los embriones permanecen en cultivo un total de tres días. En algunas ocasiones, es conveniente prolongar el cultivo de los embriones en el laboratorio hasta el estadio llamado de blastocisto (~6 días).
• La transferencia embrionaria: se puede realizar bien en el útero o en las trompas de Falopio y no requiere anestesia. Las molestias en algunas mujeres son simplemente un dolor muy similar al dolor de regla. Podría haber un poco de sangrado debido a la contracción del útero.
• Congelación y descongelación de embriones: una vez que se ha transferido el número de embriones, los embriones viables sobrantes se someten a un proceso de congelación y vitrificación, lo que permite conservarlos durante un tiempo. De esta forma, estos embriones están disponibles en el momento en que los requiera la paciente.

Cada vez son más las parejas homosexuales femeninas que se someten a una fecundación in vitro, mediante el llamado método ROPA (Recepción de Ovocitos de la Pareja). De este modo, un miembro de la pareja puede gestar con el óvulo de su compañera y el espermatozoide de un donante de semen anónimo. Así, la maternidad es compartida, ya que el tratamiento se comparte entre la pareja. Una de las mujeres se estimula y cede sus ovocitos para el embarazo, mientras que la otra, se somete a la transferencia y hace frente a la gestación y el parto.