Donación de óvulos

La donación de óvulos es el proceso por el cual una mujer dona sus óvulos para algún tratamiento de reproducción asistida. Normalmente se hace por vía de la tecnología de fertilización in vitro (FIV), con óvulos que son fecundados en el laboratorio. También se pueden congelar óvulos sin fertilizarlos para su uso posterior.

Esta opción es la que utilizan las parejas homosexuales masculinas o padres solteros cuando utilizan una madre de alquiler y también mujeres que tienen una baja reserva ovárica. El bebé tendrá los genes de la donante de óvulos y el padre o donante de esperma y no el de la gestante.

La legislación de la ovodonación es diferente en cada país e incluso está prohibida en algunos países. Las pacientes viajan a países como España para realizar el tratamiento de fertilidad con ovodonación. Estados Unidos tiene una legislación muy liberal, pues puede ser anónima o no en según qué estados. Aun siendo donantes anónimas, los futuros padres tienen información del aspecto físico, el perfil psicológico y, muy importante, el historial de salud de la donante y su familia directa. Esto supone una ventaja muy grande con respecto a los países europeos, porque los futuros padres tendrán información de su hijo para posibles problemas de salud futuros.

Para el proceso de ovodonación, se deberán realizar pruebas médicas, psicológicas y genéticas para asegurarse de que los donantes no llevan mutaciones genéticas, como por ejemplo la fibrosis quística. Normalmente se requiere un historial familiar de las últimas tres generaciones. Los futuros padres podrán seleccionar la donante de óvulos en países como Estados Unidos, pero será la responsabilidad absoluta del equipo médico en otros países como España. En países como Italia o Alemania la donación de óvulos está prohibida.

Una vez los contratos legales se han firmado, la donante ya podrá empezar su ciclo de estimulación ovárica para la posterior extracción de óvulos. Para poder sincronizar el ciclo de la donante de óvulos con el de la mujer que va a gestar el bebé (madre o madre de alquiler), las dos mujeres tomarán pastillas anticonceptivas. Una vez los ciclos de ambas mujeres estén sincronizados, la donante de óvulos empezará a inyectarse hormonas para la fase de la estimulación ovárica y la mujer receptora también se administrará hormonas para preparar el endometrio para la transferencia embrionaria.

Cuando los folículos estén lo suficiente maduros, la donante de óvulos se empieza a preparar para la extracción, inyectándose la hormona HCG para que ovule unas 36 horas después y se pueda realizar la extracción. La extracción de óvulos es un procedimiento muy poco invasivo que se realiza bajo sedación y que tiene una duración de unos 20 – 25 minutos.
Después de la intervención, la donante podrá descansar en la sala de recuperación, y normalmente al día siguiente podrá hacer sus actividades habituales.

¿Cuándo es necesario recurrir a la donación de óvulos?
Cuando los óvulos de la paciente no sean viables. Esto se determina con las pruebas que realizará la clínica de fertilidad o también cuando haya habido abortos recurrentes sin ningún motivo médico. A veces las pruebas salen bien pero no hay embarazos viables. Uno de los posibles motivos es que los óvulos sean de mala calidad.