Nutricionistas

Si cuidar la alimentación es importante normalmente, durante el embarazo todavía más. La mujer experimenta cambios hormonales que hacen variar su apetito y cambiar su hábitos alimenticios. Debemos garantizar una excelente nutrición que ayude a desarrollar el bebé de forma adecuada hasta el término de su gestación. En este proceso es fundamental contar con un nutricionista, que debe preparar el plan nutricional desde el inicio del embarazo hasta el final para optimizar el desarrollo del bebé. 


Los primeros tres meses de embarazo son primordiales para establecer un buen proceso de gestación, sobre todo si se ha realizado algún tratamiento de fecundación in vitro, pues el cuerpo todavía no genera sus propias hormonas y estas deben ser sustituidas por hormonas artificiales como progesterona o estrógenos.

Estas hormonas pueden causar muchas náuseas y vómitos, con la consiguiente falta de nutrientes primordiales. Es fundamental tener un profesional que no sólo determine la alimentación a seguir sino además actúe como acompañante durante todo el proceso del embarazo en lo que concierne a su aspecto emocional.

Una vez transcurridos los tres primeros meses del embarazo, es imprescindible la supervisión y acompañamiento del proceso completo por parte del nutricionista, que aportará un plan nutricional completo para los seis meses restantes del embarazo.