La familia Monoparental es una familia formada por uno o varios hijos y un solo padre o madre.  Es decir, la conformada por la madre soltera o el padre soltero y su hijo o hijos, independientemente de la orientación sexual del progenitor.

Este cambio de mentalidad a nivel social, cultural y personal tiene su manifestación en el ámbito legal con leyes que reconocen la familia monoparental como una unidad familiar. Todavía queda camino por recorrer para que esta unidad familiar tenga los mismos derechos que una familia con dos progenitores, pero las tasas de natalidad de mujeres solas en España, por ejemplo, han incrementado hasta el punto que un 25% de los tratamientos de reproducción asistida son de mujeres solas.

Mujeres sin pareja

Mujeres sin pareja

Una mujer sin pareja que decide ser mamá lo puede hacer proactivamente a través de la adopción o algún tratamiento de reproducción asistida. La mujer sin pareja va a necesitar un donante de esperma y podrá realizar un tratamiento con inseminación artificial o fecundación in vitro. A veces se encuentra una pareja después de formar una familia y a veces no. En los últimos años, cada vez más mujeres deciden empezar el camino hacia la maternidad solas.

Hombres sin pareja

Las familias monoparentales masculinas suponen una "realidad emergente" motivada, entre otros factores, por una redistribución de los roles familiares y el aumento del número de hombres que deciden solicitar la custodia de sus hijos tras una ruptura conyugal. De hecho, entre 2005 y 2010, las familias monoparentales masculinas en España crecieron a un ritmo superior al de mujeres sin pareja, lo que revela un cambio paulatino de mentalidad en los varones a la hora de vivir su paternidad.

También hay hombres que deciden ser padres solos y necesitarán recurrir a un vientre de alquiler en algún país donde ello sea legal y también a una donante de óvulos. Él aportará el esperma pero necesitará una donante de óvulos o que la propia madre de alquiler utilice sus propios óvulos.

Hombres sin pareja