La gestación subrogada aprobada en Portugal

La gestación subrogada es una técnica de reproducción asistida por la que una persona o pareja confía la gestación de un embrión a otra mujer, que se compromete legalmente a ceder al niño en el momento de su nacimiento. Normalmente este embrión tiene la carga genética de los futuros padres (denominados como “padres intencionales”)  ya que suele proceder de una Fecundación In Vitro a partir del óvulo y el semen de los miembros de la pareja.

La gestante debe demostrar que actúa plenamente consciente, que goza de buena salud e historial médico y que no está movida por intereses económicos, aunque es verdad que se suele ofrecer una compensación económica. Las personas que acuden a la gestación subrogada están imposibilitadas para llevar a cabo un embarazo por sí mismas. Según la Sociedad Española de Fertilidad  “este método se aconseja cuando la gestación está contraindicada para la mujer por enfermedades que harían que fuera peligroso para su salud, por falta de útero o por anomalías o lesiones en el mismo que impiden que el embarazo llegue a término”.

Esta técnica no está permitida en España. Sin embargo, sí es posible en otros países como Portugal (recientemente aprobada) EEUU, México, Rusia o Ucrania, donde los futuros padres cuentan con todas las garantías legales. De esta manera, cuando el bebé nace se  entrega a los padres, que pueden inscribirlo en el Registro Civil de España.

Existen agencias especializadas en gestación subrogada, que ponen en contacto a padres intencionales y gestantes, además de encargarse de todos los trámites. Tal como comentan desde el centro de reproducción asistida  Zygos, “recibimos pacientes de España y Portugal pidiendo información sobre lo que popularmente se conoce como “vientre de alquiler”. Nosotros explicamos que no es posible realizar esta técnica en España pero les indicamos las agencias autorizadas para iniciar este proceso en los países donde sí se permite”.

Aunque no hay registros oficiales, desde asociaciones como “Son Nuestros Hijos” calculan que  1.000 niños nacen cada año mediante esta técnica. Desde la Asociación por la Gestación Subrogada en España promueven que se legalice y regularice este método en España porque entienden que es “una técnica de reproducción asistida más”.

Fuentehttp://www.immedicohospitalario.es/noticia/8540/espana-sigue-sin-permitir-la-gestacion-subrogada-pero-si-es-posible-realizarla-en-paises-cercanos-y-con-garantias-legales

¿Un virus está causando infertilidad?

El HHV-6A podría dificultar la implantación del embrión en el útero

Investigadores de la Universidad de Ferrara (Italia) analizaron los úteros de 30 mujeres estériles sin causa aparente y encontraron en casi la mitad de ellas (43%) al Herpesvirus Humano 6 (HHV-6A).

Este virus de la familia del Herpesviridae (del que la ciencia conoce hoy poco) no infectaba, sin embargo el revestimiento del útero de otras 36 mujeres fértiles que participaron en la investigación.

Su estudio, publicado en Plos One, indica que la respuesta del sistema inmune para combatir el virus hace al útero menos apto para la implantación del embrión.

“La infección por el virus HHV-6A puede ser un factor importante en el desarrollo de las infertilidad femenina inexplicable, con una posible función en la modificación del perfil inmune de las células del endometrio y la habilidad de sostener un embarazo exitoso”, señala el artículo.

Si se confirmara que este virus se encuentra entre las causas de la esterilidad en la mujer (junto a las disfunciones ovulatorias o las alteraciones en las trompas de Falopio, por ejemplo), podría investigarse en medicación específica para combatirlo.

Con una sencilla biopsia de los lineamientos del útero, una mujer puede saber si está infectada por el virus.

La infertilidad afecta a 1 de cada 6 parejas, es decir a entre 60 y 80 millones de parejas, según el especialista Miguel Ángel Domínguez. En torno al 25% de los casos aún no tiene una explicación científica.

Fuente: http://es.aleteia.org/2016/09/28/un-virus-causa-de-infertilidad-femenina/

Modificaciones en la cola del espermatozoide podrían provocar infertilidad

ImgNoti_6Directora científica de la clínica de reproducción asistida Eugin

– ¿Qué porcentaje de los problemas de fertilidad son atribuibles al hombre?
– Se calcula que. más o menos, de las parejas que acuden con problemas de fertilidad, en un 30% de los casos se debe a causas sobre todo masculinas, otro 30% de los casos a causas femeninas y después hay parejas en las que hay un poco de los dos. Además, en un 10% de los casos no se encuentra una causa.

-¿La infertilidad masculina va en aumento?
-La calidad del semen va empeorando y también hay más concienciación sobre la infertilidad masculina. Una cosa que empezamos a ver y se está empezando a estudiar es que, aunque de cara a tener bebés el paso de los años en el hombre no es tan relevante como en la mujer, hay algunas modificaciones en los niños, no necesariamente negativas, que se producen si el semen del hombre es más mayor.

– ¿A qué tipo de modificaciones se refiere?
– Me refiero a modificaciones del ADN desde el punto de vista de mutaciones, que no son mutaciones que dan enfermedad, son variabilidad genética que se produce con más frecuencia conforme el hombre va haciéndose más mayor. Algunas de estas pequeñas modificaciones podrían, a largo plazo, estar relacionadas con eventos vitales en los niños, como un riesgo ligeramente elevado de desarrollar diabetes en la edad adulta.

–¿Que haya bajado la calidad del semen implica que hayan aumentado los problemas de infertilidad?
– No necesariamente porque la calidad del semen es un rango, que puede ser muy amplio, y dentro de este rango, pese a una calidad relativamente baja, ese hombre sigue siendo fértil.

– Entonces, ¿la infertilidad masculina está condicionada por la edad del individuo y sus condiciones de vida?
– Nosotros hemos hecho un estudio, que salió publicado el año pasado, en el que miramos 14.000 casos y concluimos que si se miran los tratamiento de reproducción asistida, la edad del hombre en la probabilidad de quedarse embarazado, de tener un niño, no afecta tanto. Sin embargo, siempre hemos de confrontar lo que vemos en un tratamiento con lo que pasa en el ámbito de la fertilidad natural, donde sí se ha visto que la calidad del semen y la fertilidad de los hombres baja conforme se hacen mayores. En la naturaleza es pues más difícil tener un hijo para un hombre mayor que para un hombre joven.

– ¿Y las condiciones de vida también son un factor a tener en cuenta?
– Se están llevando a cabo estudios en los que se pretende analizar como la calidad del entorno, por ejemplo la contaminación ambiental de micropartículas, puede afectar la calidad del semen y se sabe que hay algunos factores, como la temperatura, que pueden afectar a la calidad espermática.

–¿Cuál es la principal causa de infertilidad masculina?
– Una baja calidad del semen es una de las causas principales. El semen puede tener mala calidad por motivos de cantidad, por moverse muy poco o porque los espermatozoides tienen una forma alterada por la que se les hace muy difícil nadar y entonces la fecundación natural puede ser complicada.

– ¿Cómo se determina la calidad del semen?
– Hay una forma de determinar la calidad del semen que se usa en todas las clínicas y está aprobada por la Organización Mundial de la Salud que se trata de un análisis morfológico que mira la cantidad, la concentración, la motilidad y cuántos espermatozoides sobre 100 se mueve de forma correcta… Es un análisis exhaustivo pero que se basa en la morfología, en lo que se puede ver. Justamente lo que intentamos hacer es ir más allá, porque muchas veces la morfología nos dice algo, pero no nos dice todo. Hay semen que parece muy bonito desde el punto de vista morfológico y del que esperarías una fecundación muy alta y no pasa; y al revés.

– ¿El estudio que han presentado recientemente sobre la cola de los espermatozoides va en esta línea?
– Sí. Siempre nos ha generado curiosidad ver como en algunas especies animales, algunas modificaciones que se pueden encontrar en una proteína que se llama tubulina, que es la espina dorsal de la cola del esperma, pueden provocar infertilidad en estos animales, como erizos de mar o la mosca de la fruta.

¿Podría pasar algo parecido con el hombre?
– Hemos analizados modificaciones en la tubulina de pacientes que sabemos que son fertiles y en semen que consideraríamos morfológicamente no adecuado. Y hemos observado que la modificación es distinta si el semen viene de una persona fertil o una persona infertil. Esto de por sí no sería una novedad. Lo que hemos notado, que ahí es donde estaría la novedad del estudio, es que si seleccionamos los mejores espermatozoides del semen bueno y del semen malo éstos son idénticos, pero si miramos desde el punto de vista molecular, los espermatozoides que vienen de la muestra mala, aunque parezcan ahora buenos porque hemos seleccionado el 1% o 2% mejor, a nivel molecular siguen teniendo una marca que no es igual. Entonces, pensamos que nos hemos encontrado con una posibilidad de hallar biomarcadores de calidad que van mucho más allá de la morfología y que esperamos que nos permitan diferenciar un semen de buena calidad de uno de mala calidad, independientemente de cómo se presenten a la vista.

– ¿Y esto qué supone?
– Si se comprobara que hay una relación entre lo que vemos a nivel molecular y la capacidad de fecundar de estos espermatozoides, esto supone que podemos añadir al análisis morfológico nuevos marcadores, lo cual, de cara al paciente, supone un diagnóstico más preciso y también, una posibilidad de ofrecer una posibilidad de éxito más cercana a la realidad y ajustada a cada caso, manejar la expectativa del cliente. Va todo en dirección hacia una medicinia personalizada, dirigida al paciente de forma individual.

– ¿Hasta qué punto son tratables los problemas de infertilidad debido a la calidad del semen?
– La mayoría de problemas de calidad espermática de alguna forma, con métodos más o menos complejos, podemos solucionarlos en el laboratorio. Hay casos en los que no llegamos, a veces esto pasa porque se juntan distintas cosas, como un factor masculino grave junto con la mujer de edad un poco mayor reproductivamente hablando, es decir 37 u 38 años, … cuando esto se junta a veces se hace de verdad complicado poder ofrecer a los pacientes una solución con sus propios gametos. En este caso siempre queda la opción de usar gametos de donación.

– Por último, ¿hacia dónde va la investigación?
– En el ámbito del factor masculino, la andrología está viviendo un periodo muy dulce y es uno de los puntos en los que el grupo Eugin está apostando. Históricamente se ha dejado un poco de lado el espermatozoide bajo la idea que si el óvulo es bueno, el esperma tiene poco que hacer…pero hay que profundizar en su conocimiento.

Fuente: http://www.larazon.es/local/cataluna/modificaciones-en-la-cola-del-espermatozoide-podrian-provocar-infertilidad-OE13604208#.Ttt1miRYlP0wwDT

¿Por qué la gestación subrogada no es noticia cuando recurren a ella mujeres o parejas heterosexuales?

Jaime Cantizano ha sido padre. Por gestación subrogada. Como lo fueron Miguel Bosé, Ricky Martin, Elton John, Neil Patrick Harris o Miguel Poveda. Nombres que, curiosamente, siempre son titular de los medios y premisa de las columnas de opinión que suelen enfrentarse a esta técnica de reproducción asistida. Y empiezo a preguntarme si tiene algo que ver la combinación orientación sexual/paternidad. Porque a principio de mes volví a leer una columna, en El Huffington Post, de una artista visual y activista llamada Yolanda Domínguez, que afirmaba que la gestación subrogada les robaba la maternidad, que era una nueva forma de sometimiento, de explotación y comercialización del cuerpo femenino, una cosificación neoliberal de la mujer, entendiéndola como una vasija que se puede usar a nuestro antojo. Y esa opinión se la había incendiado una revista en la que Cantizano hablaba de su reciente paternidad.

ImgNoti_5-2

Nunca he leído esas columnas cuando quien recurre a la gestación subrogada es una mujer, o una pareja heterosexual, como en el caso de Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick o de la pareja formada por Nicole Kidman y el cantante Keith Urban. Y eso me ha hecho pensar en la razón por la cual determinados discursos feministas han convertido al hombre homosexual en su adversario. Siempre he reconocido el papel del feminismo por encima de los prejuicios que la sociedad patriarcal nos impone culturalmente. De ese feminismo, y su lucha, bebe el activismo LGTB. Por eso, desde un posicionamiento de afinidad, el debate de la gestación subrogada me tiene confundido. Creo que somos mejores cuanto más educamos y menos prohibimos.

ImgNoti_5-3

Por eso creo que en lugar de prohibir la gestación subrogada, negando todo matiz, toda particularidad, deberíamos abrir la puerta a la regulación de esa técnica de reproducción asistida. Y eso no significa que esté a favor de las granjas de mujeres ni de la venta de bebés. Condeno esas prácticas por abominables, como condeno el robo y tráfico de órganos, pero no concibo la idea de prohibir las campañas de transplantes y donaciones, que no son otra cosa que una regulación de un altruismo encomiable. Me siento próximo a la gestación subrogada porque es una de las pocas opciones de crear una familia que tiene una pareja homosexual. Todos sabemos que la adopción, aunque sea legal en España, no es efectiva. Los problemas que tiene que afrontar una pareja de dos hombres para adoptar en nuestro país forman parte de una estrategia disuasoria. Y me sorprende que la mayor oposición a ese tipo de técnica venga, precisamente, de un activismo semejante.

ImgNoti_5-4

Conozco a mujeres afines a nuestras reivindicaciones absolutamente contrarias a la gestación subrogada. Algunas, en el fragor del debate, me acabaron diciendo que si no podía tener hijos que me jodiese, pero que no emplease el vientre de una mujer para poder tenerlos. Eso me recordó aquellas palabras de Ana Mato diciendo que la ausencia de varón no era un problema médico, para impedir así el acceso de la mujer soltera o/y lesbiana a la fecundación asistida por la vía de la Seguridad Social. A mi entender, es prejuicio. Y el prejuicio no siempre llega acompañado de una moralidad religiosa; a veces es, simplemente, víctima de un discurso. A veces somos víctimas de nuestros discursos, de lo que se espera de nosotros, y eso nos hace alejarnos de la realidad, de la calle, como precisamente les sucede a los políticos.

No se trata de someter a la mujer. Se trata de legislar y regular esa opción para que no puedan cometerse abusos y desmanes. No estoy a favor de la esclavitud, ni del abuso, ni del maltrato, ni de cualquier situación que pueda vulnerar los derechos humanos. Pero sí quiero que, cuando una mujer decida prestar su útero a la fecundación de un bebé de otra pareja, exista una ley que la proteja, que la valore y que la defienda. Hablamos de regular una posibilidad. Por eso no me gusta la prohibición, porque siempre me ha parecido la manera más torpe de educar.

Fuente: http://shangay.com/sobre-la-gestaci%C3%B3n-subrogada

Juventudes socialistas de Castilla y León aprueba la regulación de la gestación subrogada

El pasado fin de semana, Juventudes socialistas de Castilla y León (JSE-CyL) se reunió en su Comité Autonómico (máximo órgano entre congresos) y aprobó por unanimidad  promover la regulación de la gestación subrogada en nuestro país como una Técnica de Reproducción Asistida.

La posición aprobada con el consenso unánime de las y los delegados que participaron en el debate y votación es “clara a la vez que completamente garantista, que no paternalista” según determina Andrea Carrascal, Secretaria General de JSE-CyL quien, además, pone en valor el espíritu “totalmente feminista” que hay tras esta propuesta que “pretende dar respuesta a una realidad ante la que no podemos cerrar los ojos. Si queremos evitar la explotación de la mujer hay que regular. Así también se evita que españoles y españolas recurran a los oscuros y repugnantes negocios que hay en otros países”.

“Para nuestra organización por encima de todo está la protección de las y los menores así como de las mujeres, por ello, no hemos aprobado un documento simplista, sino que hemos ahondado en el tema acordando una serie condiciones claras que dan respuesta a los peligros y sin las cuales no apoyaremos una regulación a favor de la gestación por subrogación” asegura la joven dirigente socialista.

En la propuesta aprobada se prohíbe explícitamente el lucro así como las agencias e intermediarios, se salvaguarda los derechos de la mujer, como el aborto, y se evita que ésta recurra a ser gestante por necesidad económica ya que tiene que certificar una situación socioeconómica estable y estar en perfectas condiciones de salud. Además, en la propuesta de las y los jóvenes socialistas el único intermediario posible es la administración pública y el seguimiento médico así como la atención al parto se ha de realizar exclusivamente en centros del Sistema Público de Salud.

Por su parte, Albah García, Vicesecretaria General y de Igualdad de la organización reitera que la prioridad de la organización es “proteger tanto a la mujer gestante como a los menores. No toleraremos bajo ningún concepto la gestación subrogada en los casos en que la mujer o las y los menores queden desprotegidos en algún aspecto, tanto legales como de salud”. Asimismo, García asegura que la gestación subrogada  sólo podrá llevarse a cabo en casos de infertilidad, imposibilidad de gestar o contraindicación médica por riesgo para la salud. Además, la mujer gestante ha de ser beneficiaria de un seguro médico pagado por los futuros padres. “En definitiva, una propuesta garantista que pretende acabar con una laguna legal que deja desamparados a mujeres y menores así como padres y madres” determina la joven.

Finalmente, Eder García, Secretario de Formación, insiste en la idea de que ésta es una posición “adoptada tras un proceso de reflexión de toda la militancia, que ha tenido la oportunidad de participar en la Escuela de Formación Itinerante sobre Gestación Subrogada desarrollada en las diferentes provincias de la Comunidad, con la participación de ponentes con destacada solvencia en la defensa de posiciones encontradas sobre el tema”.

En ese sentido, el joven añade que “durante estos meses hemos podido abandonar los prejuicios que muchos y muchas teníamos, tanto en un sentido como en otro, para mantener un debate sereno y reflexivo fundamental en la continua renovación ideológica de nuestra organización.”

Fuente: http://www.tribunasalamanca.com/noticias/juventudes-socialistas-de-castilla-y-leon-aprueba-la-regulacion-de-la-gestacion-subrogada

¿Qué posibilidades tengo de embarazarme según mi edad?

El 21 de septiembre a las 19 h. se realizará en FivMadrid una charla gratuita destinada a las futuras madres solas por elección, parejas heterosexuales y parejas lesbianas sobre la influencia de la edad en la posibilidad de lograr el embarazo.

La edad es un factor decisivo a la hora de ser madre y es importante que todos aquellos que deseen tener un hijo sepan qué posibilidades reales tienen según su edad y qué opciones se podrían plantear si desean tener un hijo, pero no ahora.

La charla será impartida por una ginecóloga de FivMadrid, especialista en reproducción asistida, y contaremos con la colaboración de Rosa Maestro, fundadora de la web MASOLA.

La asistencia es gratuita. Sólo tienes que inscribirte llamando al 915 616 616 o enviando un email a consulta@fivmadrid.es para reservar plaza, ya que son limitadas!

Fuente: http://fivmadrid.es/posibilidades-embarazarme-segun-edad/

Nace el primer bebé del mundo con la técnica del ADN de tres padres

Tiene cinco meses, se llama Ibrahim y la noticia de su nacimiento dio ayer la vuelta al mundo, por tratarse del primer bebé engendrado mediante la controvertida técnica de los tres padres, que en teoría permite a progenitores con mutaciones genéticas raras concebir hijos sanos utilizando ADN del padre, de la madre y de una donante. Aunque sólo es legal en Reino Unido -donde se aprobó en 2015-, Ibrahim, cuyos padres son jordanos, nació en México, asistido por un equipo de doctores estadounidenses.

Este aspecto, unido a que los investigadores no han presentado el caso en ningún paper científico -la historia fue una exclusiva de la revista New Scientist– y han anunciado que darán los detalles en el próximo Congreso de Medicina Reproductiva de la Sociedad Americana de Salt Lake City (EEUU), que se celebrará en octubre, ha despertado dudas en la comunidad médica.

«Se trata de una técnica que se considera experimental. En Reino Unido fue autorizada y otros equipos llevan tiempo intentando obtener el visto bueno de comités éticos. Pero mientras tanto, un médico se ha ido a México a hacerlo. Falta la información científica, la regulación necesaria para llevarla a cabo y el seguimiento del niño nacido. No hay que lanzar las campanas al vuelo», advirtió a EL MUNDO Carlos Simón, especialista y Catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Valencia.

El síndrome de Leigh

ImgNoti_2-2

En este caso, la madre del bebé, Ibtisam Shaban, portaba genes del llamado síndrome de Leigh. Según detalla a este periódico Guillerno Antiñolo, jefe del departamento de genética, reproducción y medicina fetal del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, se trata de una enfermedad mitocondrial muy rara, con una prevalencia de un caso cada 40.000 bebés, muy dura y de muy difícil diagnóstico: «Los niños nacen mal y empeoran muy rápido, supone un sufrimiento tremendo para los padres y para los hijos». En España nacen cada año aproximadamente medio centenar de niños con este síndrome que, como todas las enfermedades mitocondriales, «se transmite exclusivamente por vía materna», aclara este especialista.

Los genes de ese síndrome están en el ADN mitocondrial, que transporta 37 genes que se transmiten de madres a hijos. Según New Scientist, alrededor de un cuarto del ADN mitocondrial de Shaban portaba la mutación de la enfermedad y, aunque ella está sana, sus dos primeros hijos murieron porque nacieron con el trastorno, que afecta al sistema nervioso. Por eso, ella y su marido, Mahmoud Hassan, recurrieron a la ayuda del doctor John Zhang y su equipo del Centro de Fertilidad Nueva Esperanza de Nueva York, que tienen otra clínica en México, donde se llevó a cabo la técnica.

La aprobada en Reino Unido consiste en fertilizar los óvulos de la madre y la donante con espermatozoides del padre y antes de que los óvulos fertilizados comiencen a dividirse en embriones se retira cada núcleo, se descarta el de la donante y se reemplaza por el de la madre. Pero al ser Shaban y Hassan musulmanes, se oponían a la destrucción de embriones por motivos religiosos. Por ello, Zhang adoptó una variación que fue fertilizar sólo el óvulo de la donante ya con el núcleo de la madre insertado.

«Básicamente lo que se hace en esta técnica es fertilizar dos óvulos, uno de la donante y otro de la madre biológica, y han extraído el núcleo de uno y lo han puesto en el núcleo del otro», explica Antiñolo de manera resumida. A pesar de que popularmente se denomina técnica del ADN de tres padres, este experto destaca que «en realidad el bebé es de dos padres. Lo único que se ha hecho, aunque es algo muy complejo, es conservar el citoplasma con mitocondrias que funcionan bien», apunta. «En cada célula hay miles de mitocondrias, que son las que se encargan de la energía, del metabolismo. Son como nuestras centrales térmicas. En la enfermedad de Leigh, las mitocondrias tienen un error y funcionan mal. Dependiendo de cuántas mitocondrias estén averiadas, es decir, que no hagan bien su trabajo, se produce la enfermedad», añade.

Aunque Antiñolo se alegra de que el niño se encuentre bien y cree que el hecho de que esta técnica diera resultado es una noticia positiva, se muestra «totalmente en contra» de que se haya llevado a cabo en México, un país en el que no hay una ley al respecto, pues considera que la regulación es imprescindible para que el proceso pueda realizarse con garantías: «Así se hizo en Reino Unido, donde hubo un intenso debate social y profesional. La reproducción humana asistida en general y técnicas tan delicadas como la transferencia nuclear necesitan una regulación muy estricta», señala. Y subraya que poner en marcha estas técnicas sin regulación «va contra el avance de la tecnología porque le quita credibilidad».

Este experto en reproducción está a favor de que, al igual que ha hecho Reino Unido, España apruebe esta técnica: «Creo que sería positivo. Necesitamos tener ese debate porque España tiene una legislación muy garantista y avanzada en todo lo que concierne a reproducción humana asistida. No hay ninguna rama que se aproxime tanto a los cambios sociales y tecnológicos como la reproducción. Y se trata de una técnica que permite que nazcan bebés sanos», argumenta.

Reino Unido fue el primer país en el mundo -y el único hasta el momento- en abrir la brecha en febrero del 2015, cuando el Parlamento británico dio luz verde a la técnica de los tres padres. Pese a la polémica previa y las resistencias de la Iglesia Anglicana, la ley fue aprobada por una mayoría (382 votos a favor y 128 en contra) y fue recibida con los brazos abiertos por las familias con hijos con enfermedades neurodegenerativas, informa Carlos Fresneda.

Los científicos británicos, y en concreto el equipo capitaneado por el neurólogo Doug Turnbull, de la Universidad de Newcastle, iban a la vanguardia mundial en esta técnica. Se estima que más 2.500 mujeres podrían beneficiarse del tratamiento el Reino Unido, y 150 estaban ya en lista de espera en el momento de ser aprobada la ley. Los primeros «embriones de tres padres» podrían haber sido concebidos este mismo año, pero de momento no se ha confirmado ningún nacimiento por este procedimiento en el país.

Turnbull, pionero en estas investigaciones, recibió con cautela la noticia sobre el nacimiento de Ibrahim. «La investigación que recoge New Scientist da muy poca información sobre la naturaleza de la técnica usada, sobre el proceso ético de aprobación o sobre la evolución del bebé», declaró en su primera reacción tras conocer el alumbramiento, y recalcó que el Reino Unido es hoy por hoy el único país donde este procedimiento está convenientemente «regulado».

Por su parte, el doctor Dusko Ilic, especialista en células madre del King’s College de Londres, aseguró que se trataba de una noticia histórica. «Esperemos que esto sirva para aplacar las críticas, acelerar los avances científicos y asistir pronto al nacimiento de un bebé por esta técnica en el Reino Unido», declaró.

El equipo de Zhang afirma que el bebé porta menos del 1% de la mutación del síndrome de Leigh, un porcentaje demasiado bajo como para causarle problemas, pues se estima que es necesario aproximadamente un 18% de mitocondria afectada para desarrollar la enfermedad. No obstante, el niño debe ser monitorizado para ver cómo evoluciona. «La técnica es muy artesanal, hay que trabajar con microinyección y extraer las mitocondrias afectadas para sustituirlas por otras. Puede que no se haya introducido suficiente mitocondria sana para revertir la enfermedad. Y además, ésta puede debutar en cualquier momento», advierte el doctor Simon.

Fuente: http://www.elmundo.es/salud/2016/09/27/57ea979946163f37608b4591.html

Fui a donar óvulos y encontré una realidad que me echó para atrás

Es brasileña, tiene 31 años y un hijo pequeño. Se le tuerce la sonrisa mientras leemos juntas los riesgos de la intervención: hemorragias, infección genital, punción de un asa intestinal, torsión ovárica, desgarros… y los peligros propios de una anestesia general. Nos acabamos de conocer. Las dos estamos en la sala de espera de una conocida clínica de reproducción asistida, dándole vueltas a los pros y contras de donar nuestros óvulos.

Yo ya me había decidido a compartir un trocito de mí con otra mujer; me había acostumbrado a la idea de que, en unos años, cualquier criatura que me cruzase por la calle podría tener mis genes sin que yo lo supiera. La paranoia que podría entrarme muy de vez en cuando no sería nada al lado de la enorme felicidad que yo podría darle a una mamá, a una de esas que ponen todo su dinero, tiempo y esperanza en largos tratamientos para conseguir un bebé. Quién sabe si, en el futuro, soy yo la que lo necesita. Le haría un favor a alguien, me aseguraría de que estoy completamente sana y, sobre todo, tendría un ingreso extra. ¿Por qué no? Pero ahora, con la letra pequeña delante, la decisión no está tan clara.

La diferencia para la brasileña –no diré su nombre por razones obvias– es que ella necesita el dinero. “Con urgencia”, me confiesa, mientras juega nerviosa con el boli. Acaba de salir de la segunda consulta y tiene que empezar a firmar consentimientos.

En España, está prohibido vender óvulos. La ley que regula las técnicas de reproducción asistida indica que la donación debe ser un acto gratuito y altruista, y que nunca podrá tener un carácter lucrativo o comercial. Sin embargo, la misma norma contempla una “compensación económica resarcitoria” para las donantes, por las molestias físicas y los gastos laborales y de desplazamiento que supone el procedimiento. Cada clínica de fertilidad puede decidir la cuantía con la que compensará a las donantes, dentro de unos límites fijados por el Ministerio de Sanidad, a través de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

“Haz realidad el sueño de una familia y recibe una compensación económica”. Algo así decía el anuncio que ha estado apareciendo en mi tablón de Facebook durante todo el verano. ¿Suena perfecto, no?

Aquí las preguntas las hago yo

Llamé a una clínica que está cerca de mi casa para solicitar más información –médica y financiera–, pero la recepcionista me dijo que solo atendían consultas de forma presencial. Así que aquí estoy, dos días después, para hablar con la ginecóloga. Al entrar, he visto una sala de espera monísima, con sofás de colores y estanterías llenas de libros. Pero a mí me han llevado a otra distinta, atravesando una puerta en la que decía “Acceso restringido: No pasar”. En esta sala, que en realidad es solo un ensanchamiento del pasillo, solo cuatro sillas de plástico, tres revistas de marujas, la brasileña y yo. Antes de saber si ella ha firmado, me toca entrar en la consulta.

–Buenos días. Me gustaría conocer mejor el procedimiento de extracción de óvulos y cuánto dinero se…
–Espera un momento –me interrumpe–. Vamos a hacerlo al revés, si te parece. Primero hago yo las preguntas, te exploramos mediante una ecografía vaginal, y después, si eres apta, resolvemos cualquier duda que tengas.

La señora me desarma, y no puedo más que afirmar con la cabeza. Después de charlar sobre mi estilo de vida, mi nivel de estudios, mis relaciones sexuales, mis antecedentes familiares y mis características físicas –porque es importante que mis óvulos vayan a una mamá parecida a mí–, me desnudo de cintura para abajo y me abro de piernas, sin tenerlo planeado. Ella señala mis ovarios en la pantalla y me dice que tengo una buena carga folicular. Eso es bueno. Dentro de los folículos es donde se forman los ovocitos.

Ya vestida, la doctora me explica que la donación es anónima. Nadie sabrá que los óvulos son míos y yo ni siquiera sabré si de ellos ha salido un bebé, o dos, o tres, o ninguno. Así lo obliga la ley: donante y receptora no pueden tener ningún tipo de contacto. Quizá por eso la clínica tiene dos salas de espera separadas, una básica para los proveedores y una premium para los clientes.

Después, la ginecóloga me aclara los detalles del procedimiento. Primero me harían un estudio médico y psicológico, y un análisis genético para confirmar que no tengo enfermedades hereditarias. Si paso las pruebas, tendría que ponerme unas inyecciones de hormonas durante diez días para desarrollar más óvulos. Y luego, en la fecha acordada, me los extraerían mediante una punción de los folículos. Se hace a través de la vagina, así que no quedan cicatrices. La intervención dura un par de horas y ese día tendría que guardar reposo absoluto.

–¿Con anestesia general?
–No, solo es una sedación –el contrato de la brasileña no dice lo mismo–.
–¿Y los riesgos?
–Mínimos. El más frecuente es la hiperestimulación ovárica, una respuesta exagerada al tratamiento hormonal, que en casos graves supone acumulación de líquido en el abdomen, alteraciones de la coagulación sanguínea, de la función renal y la hepática… Pero eso es muy excepcional.

La documentación que me entregan después habla de hiperestimulación grave en un 1% de los casos. Un 1% no me parece tan excepcional. Ya no me siento tan generosa.

Los huevos de oro

Me da la sensación de que es un tabú para ella, así que decido sacar yo misma el tema.

–Bueno, y… ¿de cuánto es la compensación económica?
–Son 950 euros por la primera extracción de óvulos. Si decides hacer el procedimiento por segunda vez, te abonarían 1.000 euros más.

Me marcho de la consulta con la decisión tomada. Lo siento por las madres que esperan bebés y por mi cuenta corriente, pero mi generosidad y mi avaricia juntas –qué ironía– no son suficientes para asumir los riesgos del tratamiento hormonal y de la intervención. Me sentiría como una gallina con huevos de oro, a la que van a destripar.

No me gustaría desanimar a las valientes que estén planteándose la donación. Aunque, para no ser hipócritas, quizá deberíamos empezar a hablar de venta de óvulos. ¿Cuántas mujeres se someterían a ese proceso si no estuviese remunerado? El 40% de todas las donaciones de Europa se producen en España. ¿Somos más solidarias o necesitamos más el dinero? Puede que un poco de ambas cosas, porque también estamos entre los países con más donantes de órganos, o de sangre, aunque para eso no hace falta anestesia, ni hormonas, ni tubos en la vagina.

Cobrar por tus óvulos no es, pienso, ni bueno ni malo. Pagar por ellos tampoco. Pero no deja de ser un mercado, aunque esté regulado. Si la compensación económica fuese realmente resarcitoria, me habrían preguntado a cuántos kilómetros vivo de la clínica o si tengo un empleo en el que vaya a ausentarme, para calcular el coste real en lugar de ofrecerme la tarifa estándar. Es un mercado, y no es pequeño. En España hay alrededor de 200 clínicas donde realizan miles de tratamientos de reproducción asistida cada año. Para conseguir espermatozoides, ya conocemos el procedimiento. Y no tiene ninguna dificultad –por eso a ellos les pagan veinte veces menos–. Pero los ovocitos sanos, de mujeres jóvenes, son como piedras preciosas: muy escasas, difíciles de extraer y con un valor incalculable. Bueno, incalculable no. Que son mil euros.

Fuente: http://www.codigonuevo.com/fui-a-donar-ovulos-y-encontre-una-realidad-que-me-echo-para-atras/